miércoles, 22 de agosto de 2007

¿Por qué Tai Chi Chuan?

Una pregunta que surge entre la gente, es ¿Por qué practicar Tai Chi Chuan como arte marcial?

Esto surge porque durante los últimos 50 años se ha enfatizado los beneficios a la salud que se relacionan con el Tai Chi Chuan (o Taijiquan), y el aspecto marcial ha sido dejado en un segundo plano, cuando no olvidado, por la mayoría de los practicantes e instructores. Incluso, no es raro encontrar practicantes del Taijiquan que hagan algún arte de los denominados externos, como el Shaolin, para “complementar” su práctica. O mas comúnmente, aquellos que practican Taijiquan para “complementar” su arte marcial externo.

Esto es comprensible, porque como ya se mencionó, la mayoría de los practicantes e instructores han dejado en un segundo término el aspecto marcial, pero esto no tiene porque ser así. Un practicante serio del Taijiquan, debería de conocer los aspectos marciales del arte. Ya como una decisión personal, cada individuo podría decidir que tanto quiere profundizar en el aspecto marcial y si lo quiere llevar hasta el ámbito de la pelea.

Para tener acceso a la verdadera raíz marcial del Taijiquan, no hay muchas opciones. Se necesita uno acercar a un maestro tradicional que conozca las aplicaciones y los métodos marciales del Taijiquan. Los diferentes estilos tradicionales, cuentan con calificados maestros en este sentido. Uno puede asistir a seminarios impartidos por maestros de la talla de Chen Xiaowang, Chen Zhenglei, Christopher Pei, Yang Jun, Fu Zhenyuan, por solo mencionar algunos. Estos maestros siempre hacen énfasis en las aplicaciones y aspectos marciales de la práctica. Nuevamente, no basta con asistir a los seminarios. Siempre será necesario el trabajo diligente y la investigación personal, así como la lectura de textos, tanto clásicos como modernos, para ir comprendiendo los diferentes aspectos de nuestro arte. El trabajo individual y con compañeros de clase, para experimentar tanto la forma de mano vacía como el trabajo con compañeros como el empuje de manos es fundamental para crecer y entender todos los aspectos del Taijiquan.

Mi maestra hace siempre hincapié en que al momento de ejecutar la forma de mano vacía, es fundamental que visualicemos a nuestro contrincante, para que la intención del movimiento vaya acorde con la ejecución del mismo. Para hacer esto, no es necesario que queramos ser peleadores. Un hombre o mujer, niño o anciano que practiquen el arte y que entiendan cual es el objetivo de cada cosa que se hace en un movimiento en particular, puede ejecutar dicho movimiento visualizando al enemigo. Esto no lo capacita para defenderse con dicho movimiento, para eso sería necesario que practicara con compañeros y lo llevara a situaciones reales de pelea. Sin embargo, practicar con la conciencia de la aplicación del movimiento, hace que la ejecución sea de alta precisión. Esto hará que los beneficios que aporta el Taijiquan, tanto externos como internos, se vean potenciados.

Como estamos hablando de Taijiquan, si hacemos la forma de mano visualizando a nuestro contrincante, al tener un contrincante enfrente, debemos practicar como si este no existiera. Esto quiere decir, borrar el prejuicio que podemos tener en torno a nuestro contrincante. Si es muy bajito, o muy alto, si es gordo o flaco, si es musculoso o no, son parámetros que pueden afectar a nuestro juicio y llevarnos a presuponer que dicho individuo es una presa fácil, o bien que no tenemos la capacidad de derrotarlo. En cualquiera de los dos casos, perdemos la capacidad de experimentar la verdadera naturaleza de nuestro contrincante. Si al tener al contrincante enfrente, actuamos como si este no existiera, podremos entender mejor los cambios que se generen por el contacto de nuestros brazos y nuestras reacciones serán instintivas, naturales, rápidas, porque nuestro intelecto no estará influenciando nuestros actos.

Christopher Pei dice que siempre debemos de partir de la suposición de que nuestro contrincante, no importa quien sea, es mas fuerte, o mas rápido o ambas cosas, que nosotros. Con base en esta suposición, debemos de entender cada movimiento para saber como llevar al contrincante, con toda su velocidad y fuerza, al terreno en donde nosotros podamos derrotarlo. Por eso, la práctica del Taijiquan no se puede quedar en aprender mecánicamente una serie de movimientos graciosos y relajantes, sino que se debe de trabajar la comprensión del movimiento en todos sus aspectos. Los que gustan de trabajar el aspecto del Chi Kung o Qi Gong, dentro del Taijiquan, entenderán que siguiendo una práctica marcial, el Qi Gong se desarrollará por si mismo, ya que la respiración y el movimiento correcto del cuerpo hará que el chi o qi fluya sin problemas. Es como manejar correctamente un automóvil, entendiendo cuando hay que cambiar la velocidad y cuando hay que frenar con motor o con los frenos o cuando usar el freno de mano. No es necesario entender como funciona cada parte del auto para manejarlo eficientemente, pero si es necesario entender que hace mas eficiente el manejo del auto. Lo mismo ocurre con la práctica del Taijiquan.